NUEVO MUSEO TAMAYO EX-TENSIÓN ATIZAPÁN, MÉXICO – ROJKIND ARQUITECTOS + BIG (1er premio)

Sobre una acantilada ladera en Atizapán estado de México, pronto se posará el Nuevo Museo Tamayo. Llamado en honor al artista oaxaqueño Rufino Tamayo (1899-1991), el museo será un centro de ebullición creativa local, regional e internacional.

El principal concepto del MUSEO EXTENSIÓN ATIZAPÁN es una ‘CAJA ABIERTA’ que se desdobla para invitar a los visitantes a entrar, explorar y conocer todas las partes de un museo. Las áreas de descarga y embalaje, de restauración y de bodega servirán como espacios culturales adicionales para que los visitantes entiendan el proceso por el que pasa una pieza de arte para llegar a su destino específico.

La fuerte y simbólica forma de la caja abierta deriva de los estudios preliminares del cliente, los cuales definieron la óptima funcionalidad del museo y a su vez fueron reforzados aprovechando al máximo la pendiente del terreno potenciando las mejores vistas desde lo alto, sombreando así el programa más social que se encuentra debajo.

Los espacios interiores y exteriores se traslapan para proveer el mejor ambiente posible de cada espacio, y un óptimo rendimiento climático. La fachada doble de tabique perforado elimina y en lugares especificos reduce la necesidad de aire acondicionado y combina la buena entrada de luz sin los rayos directos del sol con ventilación natural.

Si bien, será la provocación simbólica de su forma y el contenido lo que atraerá a sus visitantes. Una vez ahí, descubrirán que su diseño, aunque modesto, está inteligentemente planeado.

Michel Rojkind, Rojkind Arquitectos: Partiendo de que los espacios culturales contemporáneos tienden a ser más protagónicos que el arte que los contienen, nuestra propuesta surge del esquema de requerimientos previamente estudiado por nuestros clientes, asegurando de esta forma el perfecto funcionamiento de cada área y su aprovechamiento máximo, mientras se enfoca en el desarrollo de proyectos de arte específicos.

Tomando este programa y entendiendo la topografía del terreno, se creó un balance entre la forma, la función y el impacto visual necesarios para un espacio tan importante como éste. Una vez enriquecido el funcionamiento, pudimos dar atención a detalles que hacen al espacio no sólo un recinto de cultura, sino también un edificio que se aprovecha de su entorno para distinguirse y transformarse de una forma simple a un símbolo potente, polémico, pero ideal para albergar este nuevo espacio.

Bjarke Ingels, BIG: Cuando le preguntas a los artistas contemporáneos en qué tipo de espacio prefieren exhibir su obra, casi siempre describirán un viejo almacén o un loft. Ese es el tipo de espacios en el que tienen sus estudios, principalmente las brutales estructuras con espacios amplios y generosas alturas que les proveen de la máxima libertad de expresión. Por otro lado, el director del museo querrá un ícono que atraiga a los visitantes. Así que a veces el diseño de un museo cae en un dilema entre la demanda del artista de una simplicidad funcional y el deseo del museo y del arquitecto de crear un hito. La cruz es una materialización literal del diagrama funcional cruciforme, desprovisto de cualquier interpretación artística. El MUSEO TAMAYO EX-TENSIÓN ATIZAPÁN se vuelve al mismo tiempo una encarnación de función y símbolo puros.


CRÉDITOS

ARQUITECTOS: ROJKIND ARQUITECTOS + BIG

CLIENTE: PATRONATO TAMAYO

TAMAÑO: 3.500 M2

UBICACIÓN: ATIZAPÁN DE ZARAGOZA, ESTADO DE MÉXICO

STATUS: PROYECTO

BIG

Socios a cargo: Bjarke Ingels & Andreas Klok Pedersen

Equipo: Pauline Lavie, Maxime Enrico, Pal Arnulf Trodahl

Rojkind Arquitectos

Socio a cargo: Michel Rojkind

Equipo: Agustín Pereyra, Mónica Orozco, Ma. Fernanda Gutiérrez, Tere Levy, Isaac Smeke, Juan José Barrios, Beatriz Díaz, Joe Tarr

Diseño estructural: Romo y asociados

Diseño de paisaje: ENTORNO taller de paisaje

Diseño gráfico: Ernesto Moncada

Visualización 3D: Glessner Group – Germán Glessner

http://www.noticiasarquitectura.info/especiales/nuevo-museo-tamayo.htm


About this entry